Explique la causa determinante del desarrollo social, defina sus elementos y cómo estos se expresan en cada fase histórica hasta la fecha.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Explique la causa determinante del desarrollo social, defina sus elementos y cómo estos se expresan en cada fase histórica hasta la fecha.

Mensaje por Carlos Zambrano el Dom Jul 05, 2015 9:24 am

Explique la causa determinante del desarrollo social, defina sus elementos y cómo estos se expresan en cada fase histórica hasta la fecha.

El desarrollo de la sociedad es un proceso histórico natural ascendente que se opera según leyes objetivas, independientes del hombre. La historia de la sociedad es una cadena infinita de desarrollo, de tránsitos revolucionarios de unos regímenes sociales más simples e inferiores a otros más complejos y superiores, basándose el progreso social en el desarrollo y perfeccionamiento de la producción material. De las herramientas más simples, con las que el hombre empezó la lucha por la vida, el palo y la piedra, la producción ha recorrido en su desarrollo un larguísimo camino hasta llegar a las perfectas máquinas automáticas y mecanismos dirigidos por la energía de la electricidad y del átomo. Con el progreso de la producción se desenvuelven también Otros campos de la vida social.
El desarrollo de la sociedad es una sucesión, sujeta a leyes, de una formación económico-social por otra más perfecta, El movimiento progresivo de la historia de la humanidad ha ido de la rudimentaria formación de la comunidad primitiva, a la formación esclavista, luego la feudal,  la capitalista y la socialista.
Con el materialismo histórico, Marx y Engels demostraron que quienes hacen verdaderamente la historia son las masas populares, los trabajadores y trabajadoras. Todos los valores materiales necesarios para los seres humanos son producto del trabajo del pueblo. El trabajo de millones de hombres y mujeres, a través de las diferentes etapas de la historia, ha constituido la base indispensable de la vida y desarrollo de la sociedad.

Elementos que definen el desarrollo social.
Elementos que intervienen en el desarrollo de la sociedad; Medio geográfico, población, modo de producción, fuerzas productivas y relaciones de producción.

Medio geográfico.
El medio geográfico, es la naturaleza que rodea la sociedad, el clima, suelos, ríos, mares, la flora y la fauna, el relieve del terreno, las riquezas del subsuelo, etc.
El medio geográfico es una condición necesaria para la actividad productora del hombre. Sin la interacción con la Naturaleza, luchando contra la cual el hombre obtiene los medios de subsistencia, es inconcebible la actividad laboral, actividad productora alguna.
El medio geográfico puede ejercer una acción doble en el desarrollo de la sociedad. Las condiciones naturales favorables (existencia de riquezas minerales, bosques, ríos, clima sano, etc.) contribuyen al desarrollo de la sociedad. En cambio, las desfavorables influyen negativamente en el desarrollo de la sociedad. Por ejemplo, la ausencia de minerales útiles frena el desarrollo industrial, un clima extremadamente seco dificulta el desarrollo de la agricultura, etc.
Sin embargo, se infiere que el medio geográfico no es la causa determinante del desarrollo de la sociedad, pese a que constituye una condición necesaria de la vida social Puede únicamente contribuir a este desarrollo de la sociedad o a frenarlo.

La Población.
Otra condición necesaria de la vida material de la sociedad es la población. La producción se hace imposible sin hombres, cuyo trabajo es precisamente la poderosa fuerza que domina la Naturaleza y la obliga a que sirva a sus intereses.
Es por eso comprensible que, en determinadas condiciones, el mayor o menor número de habitantes y el ritmo rápido o lento de su crecimiento pueda acelerar o amortiguar el desarrollo de un país. Es indudable, por ejemplo que la existencia de grandes recursos humanos y el porcentaje elevado de incremento de la población son un factor de considerable importancia de los inmensos éxitos alcanzados por la Unión Soviética.
Sin embargo, la densidad y el crecimiento de la población no determinan la vida de la sociedad. Por el contrario, una y otro dependen del carácter del régimen social. En el País Soviético, por ejemplo, existe un incremento demográfico muy elevado y la mortalidad más baja del mundo, lo que proviene de la esencia del socialismo y es resultado de la inmensa preocupación de la sociedad socialista por el hombre.

Modo de producción.
El modo de producción, base material de la vida de la sociedad. Es determinante el papel que el modo de producción desempeña en el desarrollo de la sociedad.
Los hombres no pueden existir sin alimentos, vestidos, vivienda y otros bienes materiales. Mas la Naturaleza no los brinda ya preparados. Para obtenerlos, los hombres deben trabajar, el trabajo es la base de la vida social, una necesidad natural del hombre. Sin el trabajo, sin la actividad laboral, sería imposible la propia vida humana. Por eso la causa principal y determinante del desarrollo social es la producción de bienes materiales.
En el proceso del trabajo los hombres transforman los objetos de la Naturaleza con el fin de satisfacer sus necesidades. Para construir una máquina, por ejemplo, extraen el mineral de hierro, lo funden y lo convierten en acero, que luego elaboran de la manera adecuada.
El proceso de la producción material es inconcebible sin objetos de trabajo y medios de trabajo.
Objetos de trabajo, son las cosas a que se aplica el trabajo humano.
Medios de trabajo, son las máquinas, las instalaciones, las herramientas, los edificios fabriles, los diversos tipos de transporte, etc.
Los objetos y medios de trabajo, constituyen los medios de producción.
Los medios de trabajo más importantes son los instrumentos de producción, con ayuda de los cuales, los hombres ejercen su acción sobre los objetos de trabajo y los transforman de la manera respectiva. La producción es inconcebible sin herramientas. La Naturaleza no cede fácilmente sus riquezas, y para arrancárselas, dista mucho de ser suficiente la fuerza muscular del hombre. El hombre puede conseguir medios de subsistencia sólo con herramientas, y obtiene tantos o más medios de subsistencia cuanto más perfectas y productivas sean las herramientas.
Las herramientas por si solas aún no proporcionan al hombre bienes materiales. No sólo hay que fabricarlas, sino operarlas, mantenerlas, emplearlas, etc.
Sólo el hombre es capaz de poner las herramientas en movimiento, de organizar la producción material y, por tanto, es un elemento inseparable de la producción.

Fuerzas Productivas.
Las fuerzas productivas son, los medios de producción creados por la sociedad y, ante todo, herramientas de trabajo, así como los hombres que producen los bienes materiales. Las fuerzas productivas determinan la relación del hombre con la Naturaleza. Su poder sobre ella. Los hombres, las masas trabajadoras, son el elemento más importante de las fuerzas productivas. El trabajo creador de los hombres da vida a las herramientas que producen, haciendo a que les proporcionen un sin fin de cosas que necesitan.
Las fuerzas productivas no lo son todo en la producción material. Los hombres no pueden producir por aislado, sino solo mancomunadamente, organizándose en sociedad; por eso el trabajo siempre ha sido y es social. En el proceso del trabajo los hombres entablan inevitablemente relaciones determinadas entre ellos.

Relaciones de producción.
Las relaciones establecidas entre los hombres en el proceso de producción constituyen las relaciones de producción, que son parte inseparable de la producción material.
Un modo de producción históricamente determinado, se manifiesta como una unidad inseparable de las fuerzas productivas y las relaciones de producción correspondientes a ellas.
La base de las relaciones de producción son las formas de propiedad, es decir, la relación que tienen los hombres con los medios de producción; la tierra, el subsuelo, las aguas, las materias primas, los edificios fabriles, los instrumentos de trabajo, etc.
De las formas de propiedad proviene la posición de dominio o sometimiento de distintos grupos sociales en la producción, sus relaciones en el proceso de la producción, su intercambio mutuo de actividades.
Si la propiedad es social, (los medios de producción pertenecen a los trabajadores), las relaciones de producción adquieren carácter de colaboración amistosa y ayuda mutua de trabajadores, libres de la explotación, como sucede en el socialismo.
Si la propiedad es privada, (los medios de producción pertenecen a un puñado de explotadores), las relaciones de producción son relaciones de dominio y sometimiento, lo que es característico, por ejemplo, para el capitalismo. Y en este régimen no puede ser de otra manera.
Con la sociedad dividida en clases antagónicas, los trabajadores están privados de medios de producción, se ven obligados a someterse a los explotadores, que poseen esos medios, y a trabajar para ellos.
Del carácter de propiedad de los medios de producción dependen también las formas de distribución. La propiedad privada capitalista proporciona una distribución extremadamente injusta de los bienes materiales.
En el capitalismo. El propietario de los medios de producción recibe la mayor parte de los valores producidos a pesar de que no participa directamente en la producción.
En el socialismo. La propiedad es social, la sociedad socialista garantiza el principio de distribución según el trabajo realizado, principio que corresponde a los intereses de los trabajadores. Todos los bienes materiales producidos pertenecen en esta sociedad a los propios trabajadores.

Dialéctica de las fuerzas productivas y de las relaciones de producción.

La producción, no se mantiene siempre a un mismo nivel. Crece y se perfecciona constantemente. No puede ser de otra manera; para existir, los hombres deben producir bienes materiales, ya no en las proporciones anteriores, sino en progresión creciente. Esto se explica, ante todo, porque aumenta continuamente el número de habitantes de nuestro planeta y sus demandas. El hombre primitivo necesitaba muy pocas cosas: una alimentación basta, una piel de fiera en vez de vestido, un techo y un hogar encendido. En cambio, cuán grandes son las demandas materiales y culturales del hombre moderno.
Existe un solo camino para satisfacer las crecientes demandas del número cada vez mayor de seres humanos; desarrollar y perfeccionar continuamente la producción.
El desarrollo de la producción es una necesidad objetiva, una ley de la vida social.
La historia de la sociedad no es sino el desarrollo lógico de la producción social, el proceso necesario de la sustitución de un modo de producción inferior por otro superior.

Historia de la sociedad como desarrollo y sucesión, sujeta a Leyes, de los modos de producción.
La historia conoce cinco modos de producción que se sucedieron consecutivamente: el de la comunidad primitiva, el esclavista, el feudal, el capitalista y el socialista.

La sociedad primitiva.
La historia de la sociedad comienza con el surgimiento del hombre, cuya particularidad que lo distingue de los animales, es su capacidad para fabricar y emplear instrumentos de trabajo. El trabajo ocupa un importantísimo lugar en la formación y desarrollo del hombre. En el proceso del trabajo se formó el propio hombre y surgieron y se desarrollaron las formas de su organización social.
La forma de organización inferior de los hombres. La primera en la historia, fue el régimen de la comunidad primitiva. Existió varias decenas de milenios. Durante este inmenso período el hombre supo pasar del empleo de objetos naturales —palos y piedras— a la preparación de los primeros instrumentos rudimentarios de producción. En un principio fueron toscos utensilios de piedra, madera, cuerno y hueso (hachas, cuchillos, cinceles, raspadores, tragacetes, lanzas, anzuelos, etc.). En lo sucesivo estos utensilios se fueron perfeccionando y elaborando minuciosamente. Surgieron también nuevos utensilios y medios de trabajo: el arco y las flechas, barcas, trineos, etc. El hombre aprendió obtener el fuego, circunstancia que tuvo particular importancia en el desarrollo de la humanidad.
Junto al perfeccionamiento de los utensilios de trabajo se desarrolló y perfeccionó la actividad productiva de los hombres. De la recolección de productos que proporcionaba la Naturaleza (frutas, bayas y hierbas comestibles) el hombre pasó a cultivar plantas, a la agricultura; y de la caza de animales salvajes pasó a domarlos y domesticarlos, la ganadería.
Constituían su base la propiedad comunal de los medios de producción de aquel tiempo y las relaciones de colaboración amistosa y ayuda mutua establecidas entre los hombres, ligadas con dicha propiedad. Estas relaciones eran debidas a que, dados los rudimentarios instrumentos de producción, se podía contrarrestar solo mancomunadamente, colectivamente, la poderosa fuerza de la Naturaleza. En la sociedad primitiva los hombres vivían en colectividades determinadas: comunidades gentilicias, en las que se agrupaban por parentesco. Trabajaban juntos la tierra comunal con utensilios comunes y tenían una vivienda en común, en la que se resguardaban de la intemperie y de las fieras salvajes. Los productos obtenidos se repartían por igual.

La sociedad esclavista.
El desarrollo de las fuerzas productivas en la sociedad esclavista fue debido a las relaciones de producción que estaban en correspondencia con ellas. La base de las relaciones de producción de la sociedad esclavista era la propiedad completa del esclavista tanto sobre los medios de producción como sobre el propio esclavo (incluyendo la vida) y cuanto éste produjera. El esclavista dejaba escasamente al esclavo lo que éste necesitaba para que no muriese de hambre.
En la sociedad esclavista se entablaron unas relaciones de dominio y sometimiento, relaciones de cruel explotación de las masas de esclavos, desprovistos por completo de derechos, por parte de un puñado de esclavistas.
Estas relaciones correspondieron hasta cierto tiempo al desarrollo de las fuerzas productivas, pero luego agotaron sus posibilidades y se convirtieron en un serio obstáculo para el desarrollo de la producción social. La producción requería que se perfeccionaran constantemente las herramientas y se elevara el rendimiento del trabajo, al paso que el esclavo no estaba interesado en ello; su situación no mejoraba en el menor grado con ello. Y aun el propio esclavo, principal fuerza productiva, se degradaba física y mentalmente en las condiciones de explotación inhumana.

La sociedad feudal.
Feudo, tierra u otro bien de que un señor investía a un vasallo, con determinadas obligaciones y derechos.
El desarrollo de las fuerzas productivas en el feudalismo fue debido a las relaciones feudales de producción. La base de estas relaciones era la propiedad feudal sobre los medios de producción y, ante todo, sobre la tierra, y la propiedad incompleta sobre el trabajador, el campesino siervo.
El señor feudal, podía obligar al campesino a que trabajara para él, a que ejecutase prestaciones de distinto género, podía venderlo y comprarlo, mas ya no le pertenecía su vida.
Lo mismo que en el régimen esclavista, las relaciones de producción del feudalismo fueron relaciones de dominio y sometimiento, de explotación de los campesinos siervos por parte de los señores feudales. No obstante, fueron más progresivas que las de la sociedad esclavista, ya que despertaron cierto interés de los trabajadores por el trabajo. Los campesinos y los artesanos poseían su hacienda propia (el campesino tenía una porción de terreno, caballo y otros animales domésticos, a más de aperos; el artesano, herramientas y mecanismos de lo más simples), en la cual trabajaban para ellos después de haber cumplido todas las obligaciones feudales. Tomaron interés en perfeccionar los instrumentos y mejorar los métodos de trabajo en la agricultura y la artesanía.

La sociedad capitalista.
En la sociedad capitalista, su base es la propiedad privada burguesa, que desplazó gradualmente, pero de modo indeclinable, a la propiedad feudal. Bajo el capitalismo, el trabajador —el proletario— es jurídicamente libre, no está adscrito ni a la tierra ni a ninguna empresa. Es libre en el sentido de que puede ir a trabajar a la fábrica de uno u otro capitalista, mas no lo es de la clase de la burguesía en su conjunto. Privado de medios de producción, se ve obligado a vender su fuerza de trabajo y llevar, con ello, el yugo de la explotación.
Las relaciones capitalistas de producción, suscitaron un estímulo del desarrollo económico como es la ganancia capitalista. Precisamente por su afán de lucro, el burgués amplía la producción, perfecciona la maquinaria y mejora la tecnología en la industria y en la agricultura. Estas relaciones, sin embargo, no sólo dieron motivo a que se alcanzara un nivel de desarrollo económico sin par en las sociedades anteriores, sino que trajeron también a la vida unas fuerzas productivas que pusieron el sistema capitalista, en su conjunto, al borde de la desaparición.
En la sociedad burguesa la producción presenta un carácter social bastante desproporcionado. Participan en ella numerosos millones de trabajadores concentrados en grandes empresas, y los frutos del trabajo de estos millones se los apropia un reducido grupo de propietarios de los medios de producción. Esta es la contradicción fundamental del capitalismo.
En el último cuarto del siglo XIX el capitalismo se transformó en imperialismo, su fase superior y última. El rasgo principal del imperialismo es el dominio de los monopolios, que viene a suceder a la libre competencia. Los monopolios son grandes agrupaciones de capitalistas que concentran en sus manos la producción y venta de la gran mayoría de unas u otras mercancías. El objetivo de los monopolios es obtener las ganancias máximas.
Los imperialistas acentúan la explotación de los trabajadores de su país y de los pueblos de los países coloniales y dependientes. Tras haberse repartido el mundo entre ellos, mantienen tenaz lucha por mantener su dominio.

La sociedad socialista.
En contraposición al modo capitalista de producción, el socialista se basa en la propiedad social y es incompatible con la explotación. Eso significa que no puede surgir en el seno del capitalismo, de idéntica manera cómo la estructura capitalista surgió en la sociedad feudal.
El socialismo rompe por completo con la propiedad privada, termina para Siempre con la explotación y opresión de todo género, y para eso hace falta la revolución socialista, todo un período de transición del capitalismo al socialismo. Durante este período la clase obrera, que toma el poder en sus manos, crea conciencia, siguiendo un plan preconcebido, junto con todos los trabajadores, el nuevo modo socialista de producción. El estado Socialista y sus lideres, desempeñan un inmenso papel en ello.
La revolución socialista triunfante destruye las relaciones capitalistas de producción e instaura el modo socialista de producción.
En el socialismo. La propiedad es social, la sociedad socialista garantiza el principio de distribución según el trabajo realizado, principio que corresponde a los intereses de los trabajadores. Todos los bienes materiales producidos pertenecen en esta sociedad a los propios trabajadores.
El socialismo es el control por parte de la sociedad, organizada con todos sus integrantes, tanto de los medios de producción y comunicación como de las diferentes fuerzas de trabajo aplicadas en las mismas. El socialismo implica, por tanto, una planificación y una organización colectiva consciente de la vida social y económica.

Carlos Zambrano

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 05/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.